, , ,

CESCE apoya económicamente a la Fundação do Gil, que acoge a niños en riesgo de exclusión social

 

  • La fundación trabaja desde hace 20 años promoviendo la salud pediátrica y la integración social de niños procedentes de familias desestructuradas

 Madrid, 10 de diciembre de 2019.- CESCE ha abierto una ventana a la esperanza para los niños atendidos por la Fundação do Gil de Portugal, una entidad que se dedica a promover la salud pediátrica y la integración de niños en situación de riesgo de exclusión social. La aseguradora ha realizado una aportación económica para apoyar a esta fundación, especializada en la atención a menores desde hace dos décadas.

Esta iniciativa es la primera que CESCE pone en marcha en Portugal, en el marco de su política de Responsabilidad Social Corporativa. El pasado 11 de noviembre, el Presidente de CESCE, Fernando Salazar, visitó las instalaciones y recordó que “CESCE es una empresa comprometida social y medioambientalmente, como marca su Código Ético”. Además, subrayó que uno de los objetivos de la compañía española es internacionalizar su RSC de cara a 2020.

20 años proporcionando apoyo sanitario y social a niños

 La Fundação do Gil nació en 1999 y se dedica a prestar apoyo sanitario, social y educativo a niños procedentes de familias desestructuradas. Uno de sus proyectos sociales es la Casa do Gil, un centro de acogida temporal destinado a acoger a niños de 0 a 12 años en riesgo social y/o clínico, que no pueden regresar junto a sus familias hasta que se den las condiciones necesarias. La fundación presta labores de apoyo en salud, educación y acompañamiento psicosocial. Además, la entidad acoge de manera permanente a 16 niños que no pueden regresar a sus casas debido a su situación familiar.

La Fundação do Gil dispone también de Unidades móviles de apoyo a domicilio (UMAD), que proporcionan los cuidados paliativos necesarios a niños con enfermedades crónicas, complejas e incapacitantes, además de apoyo a sus familias. Este servicio de “hospital en casa” se presta en colaboración con hospitales públicos de Lisboa y Oporto y consigue mejorar el estado de salud general de los niños. La fundación realiza 2.500 visitas domiciliarias cada año a través de este servicio.