,

Crece la facturación de la distribución alimentaria

 

 

  • 5 millones de hogares españoles utilizan el e-commerce para comprar alimentos

 

  • Mercadona se posiciona como líder con el 24,9% del mercado

 

Madrid, 7 de octubre de 2019.- El sector de la distribución alimentaria elevó su facturación un 1,5% en 2018 gracias, en gran medida, a la compra de artículos más caros, según el Informe sectorial de la economía española 2019 elaborado por la Unidad de Riesgos de CESCE (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación). La superficie de venta creció un 1,9% pero la expansión ya no es una prioridad y la franquicia ha frenado su crecimiento. El comercio electrónico avanza lentamente, continúa la apuesta por los frescos y avanzan los productos destinados a un consumidor más preocupado por la salud.

Además, el valor de la cesta de la compra aumentó un 2,2% y 0,9 puntos de dicha subida estuvieron motivados por el trasvase de compras a productos, marcas y variedades más caras, según un informe de la EAE Business School, recogido por el informe de CESCE. En este contexto, la distribución continúa en línea con las cifras de 2017, centrándose en dar una mayor proximidad al cliente, conveniencia, omnicanalidad y sostenibilidad.

Mercadona consolida su liderazgo

Dentro de ese proceso, Mercadona continúa consolidándose como líder, aumentando sus remodelaciones e impulsando su salida al exterior. Destaca también la expansión de Aldi y Lidl, así como la de las cadenas regionales. Por el contrario, DIA, tras el reciente cambio accionarial, cerró el año 2018 con un descenso de su red por cierre de establecimientos, tendencia que continúa este año. Así, el crecimiento en el ejercicio 2018, como se indica en el Informe de distribución alimentaria de Alimarket, se ha producido gracias al empuje de los supermercados de gran tamaño, como Mercadona, Aldi o Lidl.

Mercadona mantiene el liderazgo, con un aumento de cuota de valor de 0,8 puntos en 2018 (+1,2 en 2017), hasta alcanzar el 24,9% del mercado. Carrefour, que adelantó a DIA en 2017 (por las adquisiciones y por los cierres de DIA), mantiene la segunda posición, a pesar de reducir su cuota un 0,2%. Lidl, por su parte, continúa creciendo como en 2017, del mismo modo que los súper regionales.

Las franquicias frenan su crecimiento

Además, la franquicia ha frenado su crecimiento de los últimos años y el formato conveniencia está creciendo de forma significativa. Hay que destacar también la aparición de establecimientos en las estaciones de servicio. El comercio electrónico, por su parte, sigue avanzando y ya no de una forma tan lenta sino que ha entrado de lleno, si bien sigue topando con su gran competidor, el súper, y también con el hard-discount.

Además de la apuesta por los frescos, el mercado está apostando también por nuevos productos dirigidos a un consumidor más preocupado por la salud pero, como indica Kantar, vinculado al consumo por placer y al convenience. Por último, la marca del distribuidor un año más vuelve a crecer, si bien de una forma más estable.

El e-commerce crece exponencialmente

Otro canal que continúa ganando adeptos es el comercio electrónico, como consecuencia del cambio de hábitos y el acceso a las nuevas tecnologías. Aunque el e-commerce es una realidad en otros sectores como moda, viajes, tecnología y entradas y gana peso año tras años en la alimentación, este sector continúa siendo uno de los más rezagados. Según Kantar Worldpanel, el sector continúa su lenta evolución tras superar el impacto de la crisis económica, que ha devuelto un consumidor más digitalizado, más exigente y más informado. De acuerdo con los datos del Barómetro del Comercio Electrónico en España, el 19% de los e-shoppers compra alimentos frescos y bebidas por internet. Según el ranking ‘Top 300’ elaborado por The eShow Magazine, aunque el comercio electrónico de alimentación represente apenas el 1,9% del total, su aumento está siendo exponencial: en cuatro años se ha doblado, hasta involucrar ya a más de cinco millones de hogares en España.