, ,

CESCE destinará el 0,7% de sus beneficios a responsabilidad social corporativa

• La política de RSC es una prioridad en el Plan Estratégico de la Compañía.
• Educación, Medio Ambiente, Salud, Discapacidad, Exclusión, Investigación y Protección de Animales, áreas de actuación.

Madrid, 18 de septiembre de 2017.

El equipo de dirección de CESCE Seguros de Crédito, presidido por Jaime García-Legaz, ha decidido dedicar el 0.7% de sus beneficios netos anuales a actividades de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).
CESCE, como empresa socialmente responsable, ha incluido la RSC como una de las áreas prioritarias de su Plan Estratégico 2020, junto a la internacionalización, la digitalización y la apuesta por la pyme, con el doble objetivo de vincular estas actividades a la gestión básica de la empresa y transmitir a la sociedad el conocimiento y la experiencia de su plantilla, con una vocación de permanencia.
Las actuaciones de RSC de CESCE se centrarán en los ámbitos de la Educación y la Formación, Medio Ambiente, Salud, Discapacidad, Colectivos en Riesgo de Exclusión, Investigación Científica y Protección de Animales.
Estas líneas de actuación se fijan teniendo en cuenta las opiniones de los empleados y del resto de los grupos de interés de CESCE, fundamentalmente los accionistas, los clientes y los proveedores.
La política de RSC se desarrollara en coordinación con todo el Grupo de empresas de CESCE y la presencia internacional de la Compañía añade un elemento diferenciador de su actividad, como es su orientación a la internacionalización y el apoyo a la exportación, aspectos que deben tener reflejo en sus actuaciones de RSC.

, ,

El sector de la construcción crecerá un 4,8% este año, hasta 113.000 millones de euros

  • El informe sectorial de CESCE estima que el aumento de la edificación residencial y no residencial compensará la caída de la inversión en obra pública.

La producción del sector de la construcción en España podría situarse al cierre de 2017 en torno a los 113.000 millones de euros, lo que significaría un crecimiento del 4,8 por ciento con respecto a 2016, según el último informe sectorial realizado por CESCE Seguros de Crédito, en el que se afirma que las previsiones para el sector constructor en los próximos ejercicios “son positivas”.

El crecimiento previsto para el año en curso se producirá a pesar de la   caída en un 11,9 por ciento de la obra civil, que se compensará con las mejoras en la edificación residencial y no residencial.

El informe de CESCE explica que el segmento de la edificación no residencial aumentará su producción un 7 por ciento en 2017 y un 5,6 por ciento en 2018, impulsada principalmente por el ascenso de la actividad en los segmentos industrial y de servicios comerciales y almacenes. La previsión para la rehabilitación y el mantenimiento es que la producción aumente un 7,6 por ciento y un 5,9 por ciento en 2017 y 2018, respectivamente, con lo que este segmento alcanzaría el 33 por ciento de la producción total.

Las mejores perspectivas corresponden al segmento de la edificación residencial para el que el informe estima un crecimiento del 10,6 y 6,4 por ciento para 2017 y 2018, respectivamente, tomando como referencia las estimaciones de la consultora DBK. Se espera que en estos ejercicios vuelva al crecimiento tanto el número de viviendas terminadas como la compraventa de viviendas nuevas.

También seguirá aumentando el número de viviendas iniciadas, dado que en 2017 se autorizaron visados de obra nueva para uso residencial en España para 64.038 viviendas, lo que supone un aumento del 29 por ciento en comparación con el año anterior. En todo caso,  los analistas de CESCE señalan que el número de unidades que se empezarán a construir en 2017 apenas alcanzarán el 50 por ciento del nivel mínimo  que los expertos estiman apropiado para nuestro país, estimado entre 150.000 y 200.000 viviendas al año.

Según datos de DBK, el incremento de la producción en 2016 se situó en el 4,7 por ciento, mientras que Euroconstruct en sus previsiones de noviembre 2016 lo deja en un 2,1 por ciento. Sea como sea, el informe de CESCE resalta que “se consolida la dinámica de crecimiento”.

Sin embargo, apunta, que no hay que olvidar que, como consecuencia de la profundidad de la crisis sufrida por el sector, los niveles de producción actuales “todavía se encuentran alejados de la normalidad”. La obra civil creció un 3 por ciento en 2015, beneficiada por la celebración de varios procesos electorales, pero 2016 se cerró con una fuerte recaída del -9,1 por ciento, según DBK.

La edificación residencial mostró el mejor comportamiento en 2016, por delante de la rehabilitación y mantenimiento (+8,2 por ciento), con un crecimiento que roza el 10 por ciento gracias a la reducción del stock, el aumento de las compraventas, el incremento de los precios, la mejora del mercado laboral y el crecimiento de la economía.

Por lo que respecta a la edificación no residencial, es el mercado que menos creció el año pasado (+6,2%), por lo que se sigue manteniendo el fuerte contraste entre la costosa recuperación de la producción y la intensa actividad del mercado de inversión mayorista.

 

, ,

Las matriculaciones de vehículos en España superarán los 1,3 millones en 2017

  • Aumentan un 14% y seguirán creciendo hasta 2020.
  • La producción superará los tres millones de vehículos y las exportaciones se mantienen por encima del 80% de la fabricación total.

Madrid, 8 de septiembre de 2017.

Las matriculaciones de automóviles en España superarán los 1,3 millones de vehículos durante este año, lo que supone un crecimiento del 14% con respecto a 2016 y las previsiones de la industria apuntan a que seguirán creciendo al menos hasta 2020.

La producción, por su parte, crecerá un 7% superando los tres millones de vehículos ensamblados en las factorías españolas frente a los 2,88 millones de 2016, según se recoge en el informe sectorial elaborado por CESCE, la compañía española de seguros de crédito.

La industria del automóvil, que en 2016 alcanzó un récord de facturación de 32.600 millones de euros, un 16 por ciento más que en 2015, es uno de los motores del crecimiento económico y de la generación de empleo, aportando el 11,7 por ciento del PIB nacional. España es actualmente el octavo productor mundial de vehículos y el segundo de Europa donde sólo es superado por Alemania.

El informe de CESCE resalta que “la clave del éxito” de las plantas españolas es si importante perfil internacional en tanto que la gran mayoría de los vehículos que se fabrican en España se destinan a los mercados exteriores. El automóvil en su conjunto, incluyendo la fabricación de automóviles y los componentes, fue el sector que más contribuyó al crecimiento de las exportaciones españolas en 216, con un incremento interanual del 9,9 por ciento, alcanzando un valor de 37.706 millones de euros. En el último año España exportó 2,43 millones de vehículos el 84,3 por ciento del total de los vehículos fabricados en nuestro país.

Estas cifras de producción, matriculación y exportaciones superan las expectativas iniciales, hecho que CESCE atribuye a que “se han hecho todos los deberes necesarios para dotar y mantener a la industria española de la automoción de todos los mecanismos necesarios para ser competitiva y atraer nuevas inversiones de los constructores”.  Destaca en este punto que se ha dotado al mercado laboral de una flexibilidad que permite adaptar de manera inmediata la producción a la demanda y los agentes sociales han aceptado unas condiciones que permiten que los costes laborales estén por debajo de la media europea. También se ha mejorado la productividad de las factorías a las que se han destinado millones de euros para robotizarlas.

Los autores del informe subrayan, asimismo, que la industria española del automóvil cuenta con una industria auxiliar fuerte y competitiva cuyas ventas crecieron un 7 por ciento en 2016, hasta 34.000 millones de euros, mientras que las exportaciones superaron los 19.500 millones, con un incremento interanual del 3,3 por ciento.

, ,

Las exportaciones de materiales de construcción crecen un 1,7% y acumulan un incremento del 63% desde 2009

 

  • El informe de Cesce destaca una caída del 3,1 por ciento en el consumo de cemento por la caída de la obra civil.

 

Madrid, 1 de septiembre de 2017.

 

El sector de materiales de construcción ha sufrido un cambio en los últimos años que ha llevado a que los materiales más ligados a la edificación y a la rehabilitación hayan tenido un mejor comportamiento mientras que aquellos más vinculados a la obra civil como el cemento hayan caído en producción y consumo. Esta restructuración sufrida en el sector ha provocado también un proceso de concentración de las empresas fabricantes.

 

Aun así, según el informe de CESCE, las exportaciones totales de materiales de construcción en España incrementaron un 1,7 por ciento en 2016 respecto al año anterior, acumulando un 63 por ciento desde 2009 de una manera ininterrumpida, y el sector de distribuidores de materiales de construcción incrementó un 7,4 por ciento en el año 2015, con una facturación de 15.280 millones de euros, cambio que se debe a la mejora del mercado inmobiliario y al crecimiento de la rehabilitación y la reforma.

 

Respecto al sector cerámico, en el año 2016 se produjo un aumento de más del 7 por ciento respecto al año anterior, manteniéndose la tendencia positiva que comenzó en 2011. Las exportaciones de cerámica también han ganado relevancia llegando a situarse actualmente en el 78 por ciento de las ventas totales. Para los años 2017 y 2018 se prevé que las ventas de cerámica sigan creciendo hasta superar los 3.600 millones de euros suponiendo incrementos anuales de alrededor del 5 por ciento, previsiones que podrían verse afectadas a causa de las medidas proteccionistas adoptadas por Argelia y Marruecos.

 

El consumo de cemento en España cerró el año 2016 con 11,14 millones de toneladas, lo que representa un descenso del 3,1 por ciento respecto a 2015, y 14 millones de toneladas de producción el año pasado lo que significa un descenso del 1,8 por ciento respecto al ejercicio anterior. La incertidumbre política vivida en 2016 y la baja inversión en obra pública para contener el déficit (el 58 por ciento del consumo del cemento español se destina a dicha actividad), han sido los causantes de este descenso, añadidos al principal problema del sector, el coste energético, que supone entre el 25 y el 30 por ciento del total del coste de producción.

Para 2017 no se esperan grandes variaciones de la producción, la venta y el consumo de cemento en España a pesar de los incrementos registrados en el primer trimestre del año. El ejercicio 2018 será un período de recuperación con tasas de crecimiento bajas o moderadas.

 

La producción de hormigón en 2016 se mantuvo estable, con un pequeño crecimiento del 0,4 por ciento respecto a 2015.

Desde 2013 el sector se ha mantenido sin grandes variaciones pero con una caída acumulada que supera el 83 por ciento desde el 2006. En cuanto a las expectativas para 2017, se espera un pequeño descenso de la producción debido a la bajada de la licitación pública en España pero que a causa de la evolución de la edificación residencial y del segmento de la rehabilitación será en parte corregido.

 

Por lo que respecta a los prefabricados de hormigón, según los datos de CESCE, la producción tuvo un incremento del 0,4 por ciento en 2016, alcanzando los 1.120 millones de euros. El consumo del mercado interno registró un descenso del 3,3 por ciento, motivado por la negativa evolución de la obra civil, que fue compensado con el incremento de las exportaciones (+8,5 por ciento). En cuanto a las previsiones, en 2017 cabe esperar una reducción de las ventas en España como consecuencia del nuevo descenso de la obra civil. Se estima que el mercado interno se reducirá un 2 por ciento, hasta los 720 millones de euros, para volver a crecer en 2018 entre el 1 y el 2 por ciento. Por su parte, las exportaciones aumentarán por encima del 6 por ciento y el 5 por ciento en 2017 y 2018, respectivamente.